domingo, febrero 02, 2014

¡Adiós Philip Seymour Hoffman!





¡La trayectoria de un gran actor que esta mañana decidió partir!  Considerado uno de los actores contemporáneos más brillantes de su generación, Seymour Hoffman, ganador del Óscar por Capote y candidato por sus trabajos en las películas La guerra de Charlie Wilson, La duda y The master, tuvo también una fructífera carrera en el teatro y en la televisión. "Soy un perfeccionista, un problema si eres actor. Cada entrada en escena es la primera vez. Yo no repito tomas, las vuelvo a hacer. Son conceptos diferentes", dijo en una entrevista.




Un actor de reparto por excelencia, durante toda su carrera este neoyorquino apostó por la originalidad. Lo demuestran personajes como el periodista de Casi famosos, el técnico de sonido homosexual de Boogie nights, el cura lascivo de Cold mountain, el enfermero de Magnolia, el escritor Truman Capote, el malo de Misión: Imposible III, el oficial de la CIA de La guerra de Charlie Wilson, el ambiguo padre Flynn de La duda, el entrenador de béisbol de Moneyball, el cínico asesor político de Los idus de marzo o el hipnótico creador de una secta en The master




Nacido en Fairport, cerca de Rochester (Nueva York) en 1967, Philip Seymour Hoffman se graduó en la famosa Escuela Tisch de Arte, en New York University, y su primer papel importante en la gran pantalla fue "Boogie Nights" (1997), del director Paul Thomas Anderson, con quien trabajó en casi todas sus películas.





A partir de ahí, Philip Seymour Hoffman estableció una sólida carrera como un secundario de lujo con una gran personalidad en la pantalla que le permitió trabajar con Joel y Ethan Coen ("The Big Lebowski", 1998), Anthony Minghella ("The Talented Mr. Ripley", 1999, y "Cold Mountain", 2003), Spike Lee ("The 25th Hour", 2002), Mike Nichols ("Charlie Wilson's War" (2007) y Sidney Lumet ("Before the Devil Knows You're Dead, 2007).




Su carrera se consolidó con "Capote" (2005), en la que su genial interpretación de la complicada personalidad del autor de "A sangre fría" le valió prácticamente todos los premios cinematográficos que puede lograr un actor. Además del Óscar obtuvo el Globo de Oro, el premio BAFTA, el de la Crítica y el del Sindicato de Actores, en una unanimidad muy poco frecuente en Hollywood.




En pocos años Hoffman logró otras tres candidaturas a la estatuilla como actor de reparto, aunque sin lograr repetir la victoria. El estrellato no pareció cambiar mucho su perspectiva del cine, y no dudó en embarcarse en proyectos que le llenaban, como "The Savages" y "The Master", donde rubricó su habilidad para personajes poco agradables para el público, aun demostrando que también podía ser entrañable como su trabajo en "El conde", y la divertida comedia británica sobre radios piratas "The Boat That Rocked" (2009).



Su partida física sucedió cuando Philip Seymour Hoffman acababa de rodar "The Hunger Games: Mockingjay - Part 2" y todavía estaba sin estrenar la serie televisiva "Happyish", del canal de pago Showtime, para la que fue productor ejecutivo, igual que en "Capote" y en otros proyectos. Su debut como realizador fue con "Jack Goes Boating" (2010). Fuente: agencias.